Sentado frente al mar: Puerto Montt

Llegué a Puerto Montt muy pero muy cansado. Desde Santiago de Chile, contactamos a un camionero super piola del que me hice un gran amigo: el “Luisito”. Luis transporta siempre viajeros en su recorrido hacia el Sur, y gracias a Clau pude contactarlo para que me llevase lo más al sur posible y así poder conocer la isla de la que tanto me habían hablado: CHILOÉ. Fue un viaje duro, pero valió la pena. Durmiendo poco, tomando mucho mate y mediante charlas para que Luis mantuviera toda la energía.

Nos quedamos en Osorno junto a la Clau y Tiara y así metimos dedo hasta Puerto Montt, pero antes pasamos por un lago muy bonito a unos 15 minutos del destino. Ahí nos comimos unos refuerzos de mortadella, y le dimos pa’ adelante.

DSC_0271

Llegamos a Puerto Montt y adivinen: llovía. Sí, llueve mucho, y eso que nosotros fuimos en verano. En invierno dicen que llueve de verdad, nosotros padecimos la llovizna más tenue, pero que mojaba igual. Aunque para mí no era una molestia, de verdad, se veía bonito todo y además dormir con el sonido del agua golpeando el techo es una de mis cosas favoritas en la tierra.IMG-20171230-WA0036

Dicen que Puerto Montt es una ciudad de paso: yo digo todo lo contrario. Tenés que tener un par de días para recorrerla. Nosotros conocimos a Thamara, y ella nos inundó de su ciudad hermosa, su buena onda y simpatía. Viste como no me equivoco cuando te digo que los viajes están hechos de personas más que de lugares en sí? IMG-20171230-WA0031

Los colectivos y micros son baratos. A veces vale la pena tomar micro, porque es más rápido. Pero también te aconsejo que te gastes los pies caminando cada rinconcito. El frío del pacífico golpear las mejillas es una linda sensación. IMG-20171230-WA0039

En esta ciudad puerto me llevé postales del carajo, de verdad. Las casitas de colores con el reflejo de los barcos y el verde del océano, el ceviche que es extremadamente rico y bastante barato y además conocí amigos increíbles: Thamara, Maca, Palev (que hoy está en Uruguay quedándose en casa).

Sin dudas Puerto Montt es una ciudad para dedicarle unos días. Sentarse frente al mar, tomar unos mates y quién te dice, enamorarte, como la canción. DSC_0241

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s