El síndrome post-viaje

Todo viajero lo sufre. Está ahí, esperando atacar cuando regresamos de donde partimos. El síndrome post-viaje es una mezcla de sentimientos  que despiertan cuando hemos terminado de contar hasta la última anécdota a nuestra familia, cuando dimos el último abrazo de bienvenida o regalamos el último recuerdo a algún amigo.

Todo viajero lo sufre: pero hoy te cuento mi solución en este artículo. 

AL PUNTO DE PARTIDA:

Nadie dijo que la vuelta sería fácil: Por mi parte, debía comenzar a reestructurar todo lo que había dejado a un lado: empleo, estudio, familia. Volver  se haría cuesta arriba: por todo lo que ello significaría: muchas veces se vuelve al reloj, a la rutina, a lo ya conocido, a  lo que ya estamos acostumbrados.

dsc_0248
Recordando: las callecitas del Cusco.

Volvimos con nuestras historias, anécdotas, con nuestros amigos: volvimos siendo otros. El Maxi que partió no fue el mismo que regresó: cambió su alma, creció. Pero volvimos, al punto de partida.

EL SÍNDROME POST-VIAJE:

Cuenta la leyenda viajera que a todos nos ataca esa “depresión post-viaje”.

Dicen los que saben, que al momento de regresar, uno puede sentir como comienza a introducirse por las venas, las ganas de irse de nuevo y seguir andando, carreteando: dicen que sus síntomas son muy parecidos a la melancolía y el recuerdo.

dsc_0325
Recordando: la caminata hacia Aguas Calientes.

Cuentan que ataca lento y suave:uno comienza reviviendo las anécdotas para contar, y las historias encontradas en cada camino que recorrió, y luego ¡ZAZ!: se le diagnostica “crisis post-viaje”, pues quiere volver a salir.

 

LA SOLUCIÓN:

Sólo hay una clase de persona que puede superarlo: el viajero empedernido. La cura está en volver a irse, y regresar de nuevo: pero volver a irse otra vez.  Está ahí, hay convertirse en un viajero de la vida, un trotamundos. Un conocedor de nuevos caminos y lugares.

La cura está en viajar: viaja mucho, conoce mucho, camina hasta que los pies se gasten. Trabaja para volver  a un nuevo destino: persigue tus objetivos hasta alcanzarlos, luego de pelear mucho para llegar a él,verás, que  no existe nada más placentero que saber que debiste trabajar mucho para cumplirlo.

No te apartes del camino: muchas personas querrán detenerte. Te dirán que no podrás, que estás loco, que es imposible. Sólo diles que no hay imposible, y los que dicen que sí existen, no deberían molestar a los que lo están intentando.

Viajemos: nacionalicemonos planetarios. Recorramos todo cuanto podamos. Viajemos, viajemos y volvamos a viajar, que invertir en viajar es el mejor dinero que podrás destinar para vivir.

dsc_0457
Recuerdos de un Machu Picchu.
Anuncios

12 comentarios en “El síndrome post-viaje

  1. El síndrome Post-viaje trato aliviarlo leyendo las experiencias de otros viajeros mientras ya ando planeando la siguiente aventura. Somos de esas personas que no podemos estar un día sin pensar en viajar y conocer la mente en otro lugar del mundo.
    =]

    Le gusta a 2 personas

  2. Por mi lado intento vivir como si estuviera de viaje.. busco algo nuevo en todo.. cdo no lo encuentro vuelve la melancolia.. pero hasta q viaje de nuevo intento vibir disfrutando de cada nuevo momento o acampar, salir con amigos.. buscar nuevos lugares nueva gente etc..

    Le gusta a 1 persona

  3. Por mi lado intento vivir como si estuviera de viaje.. busco algo nuevo en todo.. cdo no lo encuentro vuelve la melancolia.. pero hasta q viaje de nuevo intento vivir disfrutando de cada nuevo momento o acampar, salir con amigos.. buscar nuevos lugares nueva gente etc..

    Le gusta a 2 personas

    1. Coincido Juli. La motivación como motor de la vida es algo imprescindible. Disfrutar las cosas sencillas y lo que hay a nuestro al rededor también. Te mando un abrazo y espero que te haya gustado el blog! 🙂

      Me gusta

  4. Qué bueno encontrarte, y sentir que estamos de acuerdo. La vida es experiencia pura, y los sentidos y el desapego se aprenden viajando. Luego, podemos hacer de nuestra vida un hermoso viaje, incluso con la rutina a cuestas. Salir de la zona de confort nos engrandece y como dicen por ahí: «nunca vuelve quien se fue, aunque regrese». 😉
    Abrazos infinitos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s